Estando en una reunión familiar allá por navidad en el domicilio del señor César Torres y teniendo como invitados al primo Alejo, al querido Juan Tapia Cueva, los hermanos Torres, cumpa Uriel, Wicho Vergara, entre otros.

Primo Alejo de cada un rato miraba al naciminento con cierta extrañeza. No pudiendo más con su curiosidad se acerca y observa que el Niño Dios, a diferencia de muchos nacimientos que había visto en su niñez, adolescencia y juventud, éste llevaba puesto un vestidito. Ante dicha rareza y sin poder dar con el sexo de nuestro Niño pregunta al dueño de casa:

– Oye compare, ¿este es niño o niña?

Todos los presentes se quedaron perplejos, esperando que el dueño de casa diera alguna respuesta. Éste se puso de pie y en son de broma contesta:

– ¡Qué! ¿Acaso no te acuerdas que andabas con fondo en medio de la chacra de maíz y tras de la tía Doya?

Ante dicha respuesta todos estallaron en estridentes carcajadas.

Recopilado por: Max Torres.

Deja un comentario