Don Nico Cueva, notable personaje pacopampino, a quien la cigüeña nunca lo visitó. En cierta ocasión estaba leyendo determinados pasajes bíblicos en el corredor de su casa en Pacopampa como parte de su rutina diaria. Cuando de pronto pasó por allí el señor Victoriano Fernández, que para ese momento ya contaba con descendencia familiar. Don Nico después de su saludo de estilo, dirigiéndose a su interlocutor dijo:

       -Mira Victoriano, de acuerdo a la Biblia se está acercando el fin del mundo y va a llegar un momento en el cual los padres van a tener que comer a sus hijos para poder sobrevivir.

      Ante dicha prédica, don Victoriano como todo picarón contesta:

     – Salao Usté, porque yo siquiera tengo a quien comer.

Recopilado por: Max Torres.

Deja un comentario