Antiguamente las populares levas para el ejército peruano, se realizaban pueblo por pueblo. Es de saber que en estas circunstancias los vecinos jóvenes aptos para el Servicio Militar Obligatorio tenían que caminar atentos ante la presencia de los levadores. Y fue así que cumpa Shante Toro, Pascual Araujo y el no menos popular tío Carlitos que hacía mucho tiempo se encontraba sordo y estando caminando por esos sinuosos senderos pacopampinos, justo en el recodo de un camino, observaron que los levadores venían a cierta distancia, por lo que se pusieron de acuerdo para esconderse tras el más coposo cerco de zarzas hasta que pasaran dichas personas, pero lamentablemente no dejaban de cuchichear.

    A cumpa Shante se le ocurrió ponerles al tanto de los levadores y hablándoles despacito les dice:

     – Cállense, cállense que ahí vienen.

     Tío Carlitos como no escuchaba nada dice:

     – ¡Ah! –Lo más fuerte que pudo–.

     Esto permitió que los levadores se dieran cuenta de la presencia de los jóvenes y cargaron con los mencionados paisanos.

 Recopilado por:Max Torres.

Deja un comentario