En este día tan especial queremos hacer llegar nuestro más efusivo saludo al jefe del hogar, al ser que se preocupa diariamente con su trabajo por el bienestar de su familia: «EL PADRE» . En esta oportunidad nos referimos al padre campesino, que cada mañana cuando zorzales y copetones dan sus primeras melodías ellos ya están rumbo a sus campos para atender a sus animales que también son parte de su vida. Luego regresan, y encuentran en la mesa su par de shiguilas con su tajada de queso y como complemento su caldo adornado con papas, frejoles y si hay suerte o visita ese día su buena presa de gallina, pero por lo general solo se le agrega una porción de chochoca y listo. El peón ya está preparado para su sacrificada labor. Ahora es cuestión de coger la yunta, uncirla y empezar a rayar el campo que con bastante trabajo y dedicación muy pronto verdeará y próximamente se verán los frutos: si es  papa, los sacos llenos se irán cargando minuto a minuto, en el mejor pollino o en la acémila más solicitada como «La Maturranga» de tío Nino, o «El Manchao» de Felipe Tapia, si es alverja habrá que esperar la varea que por la cantidad y cariño de la familia será todo una fiesta de sonidos, gritos al compás de las varas y el shac, shac, se convierte en la mejor tonada. Así trabajan nuestros papás campesinos, son por eso quizás, los padres más sacrificados y los peor pagados del mundo. Por ello, y por ser descendientes de padres campesinos elevamos nuestra gratitud y mil plegarias al ser que forma parte de nuestra existencia y que con su ejemplo y dedicación va trazando el rumbo que debemos seguir en este mundo.

«FELIZ DÍA PAPÁ PACOPAMPINO » SON LOS DESEOS DEL PATRONATO Y LA REVISTA: «El Ushún».

(Háganos llegar  sus saludos que no dudaremos en publicarlos)

Deja un comentario