HOMENAJE PÓSTUMO AL SEÑOR AUGUSTO VÁSQUEZ TORRES
En primer lugar hacemos llegar nuestra más sentida condolencia a la familia de nuestro amigo y paisano Augusto Vásquez Torres, quien no solo fue un padre, sino también un buen amigo que siempre estuvo preocupado por su pueblo y para perennizar su historia a través de su pluma nos dio a conocer cuanto amó a su pueblo y para muestra les hacemos llegar a continuación algunos de sus versos, que con mucho cariño ÉL dedicó a nuestra tierra..

YO SOY PACOPAMPINO
De mi bello Pacopampa yo
salí siendo muy niño;
ni siquiera vislumbraba
los recodos del camino.

Sueños muy vagos, entonces,
me llevaron, como un hijo,
más allá de los linderos
de este mi pueblo querido.

Se quedó mi Pacopampa
en este valle escondido,
enclavado entre estos cerros
donde lo dejé tan lindo.

Sólo verdor en los campos…
Y ese santuario bendito
donde el ruego a Santa Rosa
se elevaba al infinito.

Y hoy, que regreso, ya viejo…
Está el paisaje encendido
que se quedó para siempre,
en mi nostalgia prendido

Viejas calles desiguales…
Y el panorama de hechizo;
penas del alma, en las quenas
junto al borde del camino.

Pacopampa que, olvidada,
desde el frío centralismo,
sigue aguardando que todos
impulsen su destino,
apoyando con franqueza
un esfuerzo decidido,
que le de a mi Pacopampa
noble, apoyo sostenido.

Pacopampa, pueblo antiguo
donde, como antaño, hay niños
jugueteando en esas chacras
que son el encanto mismo.

Niños que, quizás mañana,
dejarán su pueblo chico…
para ver otras auroras
como a mí me ha sucedido.

Yo les imploro: no olviden
que Pacopampa, aquí amigo,
sigue siendo tierra hermosa
que fiel prodiga su abrigo.

Que recuerden que este suelo
-como serrano lo digo- tiene
en su humildad… grandeza
que defiendo donde hoy vivo.

Y regreso con los míos,
como un hijo agradecido,
para recordar callado a mi Lizardo
querido… mi Tomasa, que se fue
por las rutas del destino
pacopampinos los dos,
algo que jamás olvido.

Mi fe serrana, está entera;
y estoy lleno de optimismo;
suelo exclamar en Chiclayo:
¡Pacopampino, mi amigo!

Y una lágrima se me escapa,
no me avergüenzo en decirlo,
porque, entre todas las cosas
¡Amo a mi pueblo querido!
Autor: Augusto Vásquez Torres.

A MI PACOPAMPA
I
En el norte del Perú
se levanta majestuosa,
la ciudad de Pacopampa,
bella tierra generosa.
II
Pueblo de gran tradición
y de nobles labradores,
vives en mi corazón,
Pacopampa de mis amores.
III
Cuna de profesionales
y de fuertes agricultores,
en tus fiestas patronales
expresamos mil amores.
IV
Semillero del progreso
que forjas tu porvenir,
el amor que te profeso,
Pacopampa, es mi vivir.
V
Al llegar a Pacopampa,
por eucaliptos y flores
has de pasar, el himno de mí
Perú que en tu pecho ha de vibrar.
VI
Al pie de un huerto de flores
bailarás en la jarana,
y al son de los tambores
su marinera serrana.
VII
Probarás chicha de jora
Y llonque de los mejores;
exclamarás a la aurora;
¡Viva Pacopampa señores!
Augusto Vásquez Torres.

Deja un comentario