Agradecimiento de Monseñor Nery Menor Vargas a Pacopampa su Pueblo Natal

Muy Queridos Hermanos

Al meditar los momentos vividos en mi reciente visita a mi querida tierra de Pacopampa, quiero, a través de este medio, reiterar mi agradecimiento, en primer lugar, al Dios Altísimo, por tanta bondad para conmigo, por haberme llamado inmerecidamente a su servicio y por haberme dado la oportunidad de estar otra vez en la tierra que me vio nacer, junto a las personas con quienes  compartí mi niñez y parte de mi juventud y de quienes llevo el más grato de los recuerdos.

En segundo lugar, mi gratitud sincera, a todos ustedes queridos hijos de Pacopampa, por sus palabras y por cada detalle preparado  con cariño para darme la bienvenida; a todos los que concurrieron ese día y a los que no lo pudieron hacer, a los dos jóvenes que con audacia gastaron todos sus megas para trasmitir en vivo a través de las redes sociales ese momento;  a todos les agradezco de  corazón cada gesto, cada  detalle; sepan que lo he recibido con profunda humildad, consciente de que es la expresión  de su fe  y  nos llena de verdadera  alegría  el corazón; por eso, para Él sea por siempre toda gloria y toda alabanza.

Del mismo modo, quiero agradecer a Mons. Fortunato Urcey que, acompañado de algunos de sus sacerdotes, tuvo la gentileza de  viajar desde Chota para acompañarme en ese momento, un gesto que demuestra el gran corazón de nuestro querido  Pastor de la  Prelatura de Chota y Cutervo; así mismo, al querido párroco, el Martín,por su cercanía y todo el trabajo realizado junto a sus fieles y al  Padre Guillermo, también, hijo de Pacopampa. Al Eleuterio Vásquez, responsable de los medios de Comunicación de la Prelatura, que  tuvieron la generosidad de trasmitir para todos este grato momento.

Finalmente, a mis familiares que me acompañaron en este viaje y los que me esperaban en Pacopampa; de un modo particular a mi  querida mamá, que a pesar de sus años, estuvo a mi lado como en cada momento de mi existencia; y a mis queridos hermanos, con  quienes hemos transitado siempre juntos el camino de la vida, gracias por venir desde tan lejos para estar con migo en aquel momento; a todos ellos, que el Señor los proteja en cada momento de su vida y los conduzca hasta la vida eterna.

Queridos hijos de Pacopampa, sepan que los llevo siempre en mi corazón, rezo cada día por ustedes para que, mientras transitamos  por esta tierra, su fe permanezca firme y se exprese con claridad en el amor mutuo, en el trabajo sacrificado por hacer el bien, con una  esperanza que solo tenga su límite en la vida gloriosa y eterna en el cielo, junto a nuestro Señor.

Que Dios, nuestro Señor, los bendiga a todos.

Mons. Neri Menor Vargas. OFM

Obispo de Huánuco

Deja un comentario